Consejo Directivo

Ricardo B. Salinas es un hombre convencido del potencial de la sociedad del México del siglo XXI, capaz de controlar su propio destino y que lucha sin miedo por decidir lo que le conviene, abierta y democráticamente, integrada por personas talentosas, el capital más valioso del que nuestro país dispone.

Distinguido por su éxito en los negocios y su capacidad innovadora en las empresas que encabeza, así como su agudeza de pensamiento, es también considerado un optimista nato, pero al mismo tiempo, también un inconforme permanente con deseos de cambiar las cosas para que todo pueda ser mejor. Imposible es una palabra que no está en su diccionario.

Como empresario ha desempeñado una exitosa trayectoria, lo cual no le permite eludir su compromiso con la sociedad: se debe impulsar al individuo, hay que darle poder y responsabilidad para que tome sus decisiones, darle herramientas para que sea autosuficiente y pueda construir, aportar a la sociedad, dotarse de los atributos que la consoliden. La visión de Ricardo abarca el pensamiento y la acción. Se basa en la pluralidad, la cooperación y la capacidad de los hombres y mujeres de México. Implica trabajar y ejercer una responsabilidad con la sociedad.

Ayudar no sólo es dar, sino brindar las herramientas para que el individuo construya su propio futuro. La caridad por sí misma no basta sino que nuestras acciones deben ir más allá. La riqueza se tiene que crear y es justamente en su base donde se debe hacer.

Fundación Azteca, creada en 1997, fue concebida con la visión de Ricardo Salinas para construir una mejor sociedad, es el mecanismo a través del cual se ponen en práctica los valores de Grupo Salinas. Brinda a los individuos los recursos para ayudarse a sí mismos, en cada uno de los factores que impactan en el desarrollo humano, en lugar de simple asistencialismo.
El concepto de la Generosidad contempla mucho más que eso: no sólo se refiere a artículos de valor material, sino a otros bienes como el tiempo, la salud, el trabajo, nuestros conocimientos, la comprensión, o simplemente… una sonrisa – afirma Ricardo. La acción más importante queda en cada uno de nosotros. Poner nuestro granito de arena nos enriquecerá. Históricamente los seres más generosos son quienes han hecho algo que ha trascendido.